Una sorpresa llamada Ellie Goulding

ellLejos de la ropa extravagante, de polémicos reportajes fotográficos, de coreografías o escenografías pomposas, existe un mundo pop de lo más llamativo y bien ejecutado, o eso nos demostró contra todo pronóstico la inglesa Ellie Goulding anoche. Dueña de una personalísima (y sorprendentemente, afinada y potente) voz, tocó guitarras diversas, y sólo necesitó unas grandes y efectivas pantallas, una banda que aupara sus temas al nivel musical que necesitaba y un mucho de (también sorprendente) gracia y fluidez para bailar los numerosos himnos que tiene en su haber con sólo tres discos. Fue un espectáculo de lo más completo el que tuvo lugar en un Palacio de Vistalegre eso sí, no estaba ni por asomo lleno (mitad de aforo si llega) pero que rugió con cada acertado tema del setlist (26 en total).

Lleva meses ocupando un discreto lugar en la cresta de la ola, como discreta fue su escalada desde los concursos, actuaciones a pequeña escala hasta que consiguió en 2010 el Critics Choice Award dentro de los Brits y la grabación de su primer disco se hizo realidad; quizá la discreción y la elección de la vía independiente (además de su potencial artístico) hayan sido su factor determinante para llegar a tener las actuales colaboraciones con el dj Calvin Harris, participar en BSO de películas como Los Juegos del Hambre (‘Mirror’) o 50 Sombras de Grey (‘Love Me Like You Do’), que junto con el reconocimiento de que su último disco es uno de los mejores de 2015 en el área pop, suman ingredientes para que empecemos a hablar de la etapa de consolidación artística de la completa cantante.

Haciendo honor a su etapa dorada, apareció detrás de un telar dorado subida en una plataforma y abría la noche como abre este ‘Delirium’ con la canción ‘Aftertaste’, no sé cómo lo consiguió pero en menos de 40 minutos había cantado tantos hits y la fiesta era tan fluida, que nadie era consciente de cómo corría el reloj de rápido. Hubo tiempo de lucirse vocalmente y a solas con su guitarra en ‘Devotion’, de interludios a cargo de la banda y los cuatro bailarines que la acompañaban, de revivir la fiesta de un sábado noche mientras sonaba ‘Something In The Way You Move’, ‘I Need Your Love’ o ‘Keep On Dancing’, de (oh gracias Ellie!) pedir a lxs presentes que dejaran en el bolsillo su preciado móvil o cámara y disfrutaran del show en vivo, y de interpretar ‘Love Me Like You Do’ la canción más celebrada por lxs allí presentes que, tan en éxtasis estaban, que ni se dieron cuenta que la rubia estaba esfumándose tras piropear a la audiencia, envuelta en una bonita lluvia de confeti dorado que aún nos estamos sacudiendo.

Aunque podría haberse acordado de ‘Starry Eyed’ uno de sus primeros éxitos, la nota de este concierto es un gran sobresaliente, esperemos que en unos años sigamos hablando de ella por sus méritos musicales, y que sepa regatear la fea sombra que planea sobre la mayoría de las cantantes pop actuales llamada prensa rosa/amarilla. Que la música hable por ella, es su mejor carta de presentación. Hasta pronto, Ellie.

Leave A Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *