Un sábado con The XX

Otra de las espinas musicales que nos hemos sacado durante este 2017 ha sido poder asistir a un concierto de los londinenses The XX que recientemente publicaron su esperadísimo tercer álbum de estudio I See You. El disco de la portada reflectante ha sido alabado tanto por crítica como por fans que ven en éste el golpe de efecto definitivo para consagrar al trío en el panorama musical indie británico. Los números no engañan: #1 en el UK Album Chart en su semana de lanzamiento y entradas agotadas en todas y cada una de las fechas de la gira. No contentos con esto, también decidieron regalarnos una serie de conciertos benéficos llamados Night + Day durante 8 días en el O2 Brixton Academy de Londres en los que colaboraron con artistas de la talla de Robyn o Florence + The Machine.

¿Cómo se os queda el cuerpo viendo estas pedazo de actuaciones? Nosotros estamos aún comiéndonos las uñas de la histeria porque aunque nos hubiera encantado estar ahí, solo pudimos asistir al concierto del inicio de la gira, concretamente el ofrecido en el Motorpoint Arena de Nottingham. Puede que esa noche no pudiéramos disfrutar de momentos tan especiales como los de Brixton, pero no nos hicieron falta para comprobar que Romy – Jamie – Oliver se bastan y sobran con ellos mismos para ofrecer un show memorable.

A todos aquellos que pensáis que un concierto de The XX puede ser una experiencia aburrida, os animaría a asistir a uno para comprobar que el lema “menos es más” funciona a la perfección con un grupo como ellos. Desde aquí me gustaría felicitar al equipo técnico de la gira por crear un escenario magnífico en el que no falta ni sobra nada; espejos giratorios en homenaje a la portada, micrófonos, guitarras y una mesa de mezclas/percusión en lo alto es lo único que necesitan estos jóvenes para hacer las delicias de nuestros oídos. Si a esto le añadimos una iluminación muy cuidada, un sonido excelente y las voces tan únicas de los solistas, tenéis todos los ingredientes necesarios para alcanzar un orgasmo musical.

Y ahora que estamos hablamos de buen gusto, nos gustaría comentar cuánto nos horrorizó la elección de los teloneros, el grupo Francis & The Lights, al que siendo sinceros recomendamos encarecidamente no ver en toda vuestra vida, no nos equivocamos si decimos que nadie entre el público entendió su actuación estridente, descoordinada y extravagante.  La gran mayoría de conciertos en UK incluyen a artistas muy interesantes, una lástima que en esta ocasión no fuera así.

Afortunadamente este susto se nos pasó cuando nuestros chicos salieron a escena tocando los acordes de “Say Something Loving“ mientras una multitud repleta mayormente de adolescentes y universitarios coreaba este temazo al unísono… con un comienzo así, solo puedes ir a mejor. El setlist está centrado en su primer disco del que rescataron la trilogía de las “i” (“Infinity”, “Intro”, “Islands”), “Crystallised”, “VCR” o una acertadísima versión remix de “Shelter”. De Coexist nos gustaron “Fiction” en la que Romy llegó a confundirse hasta tres veces en el comienzo (porque la muchacha estaba muy nerviosa) y “Angels” que tuvo el honor de cerrar la noche. Y como no, tocaba presentar el nuevo trabajo, del que se dejaron únicamente dos canciones sin tocar. De todas ellas recordamos especialmente el solo acústico de Romy para “Performance”, la celebración fiestera de “Dangerous”, la amorosa “I Dare You” y a todo el público cantando “On Hold”, está claro que el single presentación es su nuevo himno… incluso tuvieron un hueco para “Loud Places” del disco en solitario de Jamie XX. Para los que no lo sepáis, éste supuso la antesala creativa de I See You, dándonos pistas por dónde iba a evolucionar el sonido del grupo, está claro que este giro de tuerca ha sido todo un acierto.

Fue tal la calidad del espectáculo, que el difícil público inglés no paró de ovacionar a todos los componentes a lo largo de la noche, os garantizo que ésto es algo que no ocurre muy a menudo cuando asistes a conciertos en el país anglosajón. Fue tal la entrega de la multitud, que Oliver Sim rompió a llorar de la emoción viendo la entrega de la gente en su ciudad natal, imaginamos que esta experiencia le ha recordado sus díás más grises mientras ahogaba sus penas en el alcohol… nos alegramos mucho de que haya podido salir de todo aquello y juntos hayan podido regresar a la actualidad para regalarnos esta joya musical que va camino de ser convertirse en el disco del año.

Gozamos una noche de 10… si tenemos la oportunidad de volver, ¡¡lo haremos con los ojos cerrados!! Os dejamos con nuestra galería de videos, para que comprobéis por vosotros mismos que no estamos mintiendo…

Leave A Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *