The New Raemon o cómo convertir catástrofes emocionales en arte

THE-NEW-RAEMON_72-2

Qué fácil sería si todxs tuviéramos la capacidad que tiene Ramón Rodríguez, este barcelonés que capitanea el grupo The New Raemon, la capacidad de coger corazones volcados, tripas al aire, tormentas mentales e incluso, devoción sentimental y convertirlo en una canción que a golpe de partitura nos haga asimilar o gritar mejor los golpes hemos sufrido en algún momento, y nos cala hondo, ¡vaya si lo hace!

El día 3 de Marzo se reunió con su habitual banda (destacable un feroz Marc D´Horta en la percusión y su espectacular xilófono), y nos citó a las 21hrs en la Joy Eslava, era el momento de cantar a los fantasmas del pasado, de rendirle amor a nuestra reina amazónica actual, de convocar al Yeti y a Garfunkel, de volver a sonar Estupendamente, y esta vez también, de versiones y amigos.

Él aseguraba al presentar ciertos temas que sólo tenía tres éxitos, pero visto la retahíla de canciones coreadas y sentidas de la noche, diría que son unos cuantos más; citó una genial colección de canciones de la mayoría de sus trabajos entre ellos ‘La Cafetera’, ‘Lo Bello y la Bestia’, ‘Quimera’ o la pegadiza ‘Fuera Complejos’, contentando a la audiencia con la interpretación de ‘Te Debo un Baile’ (versión de La Nueva Vulcano, que casi es en su magnífica interpretación cuando la canción cobra más repercusión, lo siento Ramón la próxima no versiones así de bien). Si ya estaba siendo un gran concierto, con invitados se convirtió en una gozada, continuando con las versiones, subió a Miguel Rivera de Maga con el que había compartido esta misma semana este mítico escenario e interpretaron la emocionante ‘Silencio’ de Maga y ‘Sucedáneos’ del propio protagonista de la noche, Ricardo Lezón de McEnroe también puso su granito de arena en la noche e interpretaron ‘Rugen las Flores’.

Cantando eso de ‘…Ahondando en lo profundo de las mierdas de este mundo…’ así de directo lo conocimos, y así continúa, sin grandes parafernalias extramusicales, ni falta que le hacen, sus canciones hablan por sí solas, por él y por quienes le escuchamos y sentimos. Las heridas con música, cicatrizan mejor, os lo dice una enfermera.

Leave A Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *