Melanie Martínez, ¿la nueva musa teen?

0mEs la prueba de los diferentes resultados entre los programas con “vocación” musical entre EEUU o UK y España y de que sí se pueden descubrir voces o talentos en la televisión. Hoy día, la única opción de ver/escuchar música en directo en un canal mayoritario en España es lamentablemente La Voz, y está colapsada por jurado y participantes ya no con cierto enfoque, sino con la única premisa de que canten flamenco o sucedáneo y de aquella manera, viendo por contra como del resto de países (sus programas amigos como X Factor o American Idol) han salido cantantes de la talla de Kelly Clarkson, Adam Lambert (actual vocalista del comeback de Queen) o la exitosa boyband One Direction, es obvio que la carrera de unes y otres no tienen absolutamente nada que ver, desapareciendo los primeros en pocos años sin aportar prácticamente nada nuevo al global de la música en nuestro país. Que sí, que cada cual hace lo que puede, que la industria discográfica allí y aquí no es la misma pero es lamentable que en España el único escaparate musical sea un programa con los medios tan increíbles y el presupuesto de la Voz, y tenga tan poca calidad y aportación nula a la música (no como negocio, sino como cultura), hasta aquí mi rapapolvo a la televisión nacional por hoy.

Como decía, Melanie Martínez nuestra protagonista del 6 de Noviembre en la Sala San Miguel del Palacio de Vistalegre, es otro ejemplo del talento que siempre hay por descubrir por mucha cantidad de artistas que nos encontremos, no llegando a la final de The Voice, y forjándose un EP, semilla de este trabajo con el que ha obtenido una muy buena respuesta comercial y de crítica. Con ‘Cry Baby’, se ha metido en el bolsillo sobre todo a la población adolescente con ciertas inquietudes youtuber-alternativas y es que no sólo vive de lo musical, sino que el concepto del disco -sus problemas e inquietudes adolescentes-, el cuento e ilustraciones que lo acompañan son carne de melómanxs de cualquier índole o de cualquier radiofórmula con algo de decencia; además es autora de los temas del disco y en sus letras no sólo habla de amores primerizos, sino también de crisis de identidad, de cómo se repone de un hecho traumático como es una violación o problemas familiares copan la temática de sus canciones, con un resultado musical y lírico, excelente. Si hubiera que buscar alguna influencia musical podríamos hablar de Lorde o Lana del Rey, y es que los temas como la increíble ‘Soap’, una de las mejores canciones pop del año, ‘Dollhouse’ o ‘Mad Hatter’ son altamente adictivos y así se pudo observar en su concierto en una de las peores salas de las que goza la capital española, aunque llena hasta los topes.

 

Expresiva como pocas, con una voz sobresaliente, y una puesta en escena muy acertada y colorida con elementos de niña pequeña (cuna gigante, tarta de cumpleaños de peluche, cubos luminosos que conformaban el nombre del disco) junto con sus dos músicos electrónicos, conformaron el escaparate, en el otro lado hormonas adolescentes, madres y padres des-esperando a que terminara el evento con el que sus criaturas y otros asistentes con más edad, disfrutamos de lo lindo. Setlist con el mismo orden que el disco, 14 canciones con la única novedad de ‘Teddy Bear’, y con todos los asistentes haciéndole los coros de forma enfervorecida y bailando al unísono. Por poner un pero diremos que estuvo demasiado poco habladora, ya que únicamente dijo Buenas noches a eso de la penúltima canción para dar las gracias y anunciar el que era el último tema de la noche, la rítmica ‘Cake’. Recomendado disco y directo, además que parece no ser la última oportunidad de verla ya que comentó por lo bajini que el año que viene nos volvemos a ver, aunque no queda muy claro si conocía el nombre de la ciudad o del país donde se encontraba, eso sí.

 

Leave A Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *