Lo mejor de 2017 (I Parte)

2017 se acaba y toca hacer análisis musical del mismo. Se ha ganado por derecho el título de año de las cancelaciones ya que grandes giras como las de Lady Gaga, Shakira, Adele, Robbie Williams, Vega se han visto pospuestas o canceladas por la salud de las mismas artistas, convirtiéndose en un hecho bastante poco habitual y cuanto menos molesto para quienes hemos seguido sus giras por distintas ciudades y países, aunque forme parte de las reglas del juego. En esta época en que los conciertos de música han traspasado las fronteras de las grandes ciudades y llegan con gran facilidad a pequeños y medianos lugares, se hace muy fácil analizar qué tipo de música abunda y qué calidad tienen los conciertos de hoy. Dado que gran parte del público de muchos conciertos olvidan la parte básica de los mismos, la música detrás de ese plan de sábado que te ha surgido con tus colegas, hoy día acudir a una sala a ver a cualquier grupo que se tercie se ha convertido en aguantar a gente borracha, sin educación, sin interés y lo peor, que no se calla en todo el concierto -ni siquiera cuando quién se encuentra encima del escenario lo pide-, a excepción del momento que saca torpemente el móvil de su bolsillo para subir un Instagram Stories para demostrar su gran gusto musical aunque hasta el momento del hit no haya mirado al artista o por el contrario les dé por hacer su propio DVD del mismo y te dejen sin disfrutar del grupo en cuestión. El espíritu festivalero se ha adueñado de gran parte de los asistentes a conciertos, igual que a muchas promotoras les ha invadido la zona de confort, trabajan con riesgo 0 para que sus festivales sigan llenándose solicitan a los 4 grupos imperdibles del año y que la variedad siga desaparecida en favor del machismo más rancio. Sigue habiendo en la mayoría de festivales y de conciertos programados un porcentaje ínfimo de grupo/cantantes femeninas y no es ni por falta de interés del público ni por falta de este tipo de grupos/cantantes, es por pura comodidad de quiénes lo organizan. Por no hablar de lo demencial que haya festivales con derecho a prohibir a ciertos grupos o cantantes de nivel por su cuenta en otras ciudades de dicho país u otros festivales, para garantizar la exclusividad de su evento ¿tengo que pagar 70 euros por ver un concierto de escasa duración, con mal sonido, alejada visualmente del grupo, con gente gritando y saltando canciones de pueblo, porque no hay opción de verles en un concierto de su gira en solitario como se debería?

Que conste que no todo el balance es negativo, en cuanto a lo musical ha habido tantas cosas buenas que molesta ver que se turban por el camino que están siguiendo los negocios de esta industria llámese indie o llámese mainstream. Elegir el mejor disco del año es cuanto menos un -maravilloso- dolor de cabeza ante la gran oferta que ha habido este año, donde han vuelto a lo grande The XX, Goldfrapp, St Vincent, Vetusta Morla, Tulsa, Arcade Fire, Lana Del Rey, The Sounds of Arrows, Lorde, London Grammar, la Bien Querida, Future Islands, Hercules & Love Affair o los mismisimos Blondie, donde para mí la vencedora indiscutible es la grandísima compositora La Bien Querida con su disco Fuego con ‘Permanentemente’, ‘Los Jardines de Marzo’ y por supuesto, ‘Dinamita’ como principales acreedores de su infinito talento.

Para la mejor canción del año me vuelvo a quedar con un top 5:

5. Creature Comfort de Arcade Fire

4. I dare you de The XX

3. New York de St Vincent

2. Perfect Places de Lorde

1. Dinamita de Labienquerida

 

A pesar de las grandes giras y conciertos que ha habido este año, y de las grandes cancelaciones que hemos sufrido, el concierto del año lo dieron Texas en una ridícula sala dentro del Palacio de Vistalegre en Madrid, con público de varias generaciones pero escaso para lo que han sido y son, pero con Sharleen absolutamente espléndida de carisma y voz, con un setlist brillante y un concierto lleno de momentos musicales memorables y bajo en tonterías y postureo.

 

El mejor festival del año es Sonorama aunque con críticas a la ampliación de su aforo, y de disminuir ciertas comodidades para el público, contó con fenomenales homenajes a la música como el organizado por Radio 3 para con Supersubmarina, el debut de Shinova en el festival, o el estupendo concierto de Leiva en el viernes del festival. Ole por su valentía de haber incluído a un grupo como Camela entre su cartel, arriba la diversidad.

Leave A Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *