Kylie Minogue visita Madrid con su ‘Kiss Me Once Tour’

Hablar hoy día de una divinísima del pop como Kylie Minogue es sinónimo de tener que comentar qué tal lleva sus cuarenta y tantos, cuántas operaciones lleva, si se ha convertido en caricatura de sí misma o de si se ha recuperado ya de su último supuesto fiasco amoroso, hablar del pop femenino se ha convertido en un Sálvame Deluxe, y aunque no dudamos de lo parejo del tema con las divas desde aquí, de momento, seguiremos hablando centrándonos en su música.
Volvía a la capital madrileña después de seis años, entre medias sólo pequeños resquicios en un MTV Day 2009 (con dueto tan original como innecesario con Miguel Bosé) o su visita y miniactuación durante las fiestas del Orgullo Gay de Madrid 2010, ya que el ostentoso y maravilloso tour ‘Aphrodite Les Follies’ no hizo parada, así que sus fans tenían una gran oportunidad para redimir tanto tiempo de ausencia. No estaba lleno el renombrado Barclaycard Center, el precio de las entradas tampoco ayudaba, pero tampoco hizo falta: 6000 personas le dieron la rebienvenida y ella aunque venía con un espectáculo bastante más sobrio bajo el brazo, contaba con ases en la manga para enamorar a su público y vaya si lo consiguió. 

DJs y estreno de videoclips de su exquisito trabajo fuera de su Kiss Me Once, caldearon el ambiente. El concierto tuvo un comienzo recostada sobre los labios rojos símbolo de esta etapa tan besucona, una sucesión de éxitos ordenados de un modo muy acertado en cinco actos, con coloridos (que no bonitos) modelitos de archiconocidos diseñadores,  cinco espaciados temas del último trabajo, versión del ‘Need You Tonigh’ de INXS y baile, mucho baile, hubo hasta tiempo para un divertido y aplaudidísimo medley de temas de época ochentera y de momentos de diva cercana y entrañable : firmas de discos, subida de fans al escenario o cante a capella de temas que no pertenecían al setlist (emotivo fue escuchar a todo el antiguo Palacio de Deportes cantar una de las inevitables grandes ausentes ‘Confide In Me’).
Los temas más aclamados fueron sin duda ‘Timebomb’, ‘In My Arms’ o ‘Kids’, ¿significa esto que los nuevos ya no tienen tirón? Evidentemente llegar de un disco tan redondo como ‘Aphrodite’ hace que las comparaciones sean odiosas y más si una de las elegidas del set es la somnolienta ‘Beautiful. Es curiosa la gran aceptación que tienen las rarezas y descartes de Kylie entre su público ya que una de las más demandadas fue ‘Crystallized’ tema elegido para un acto benéfico. También hubo algún tema anterior que resultó deslucido sin prácticamente espectáculo como ‘All The Lovers’, algo inexplicable era la gran figura metálica que ni tuvo uso ni permitía tener buena visibilidad de las proyecciones.
En resumen, un más que entretenido evento de unas dos horas de duración, un buen sabor de boca generalizado, un retorno a sus éxitos en la sintonía del pop amable que siempre la ha caracterizado, una voz que aún rezuma mucho encanto y afinación y una presencia escénica que, aun carente de grandes coreografías y preparativos, no tiene la gran mayoría de nuevas figuras más centradas en lanzar cuchillos a sus compañerxs y crear polémicas. El caso es que el público madrileño la adora, y ella parece corresponder.
Si estás cerca de Barcelona, hoy es tu turno.

Leave A Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *