Katy Perry a través de su prisma multicolor

Sorprende el poco tiempo que ha pasado desde que Katheryn Elisabeth Hudson se atreviera a besar a la chica de su canción allá por el 2008. Desde entonces, lo suyo ha sido un no parar de éxitos (recordemos esos siete #1 seguidos en el Billboard norteamericano, algo que solo ella ha conseguido). Pero esta Californian Gurl no solo ha logrado su estatus de estrella del pop por su música, sino también por esa gran bis cómica de la que hace gala en sus videoclips, colaboraciones y apariciones públicas.

Con este excelente preámbulo, el viernes 23 de Mayo iniciábamos el fin de semana en el Motorpoint Arena de Sheffield (Reino Unido). Allí nos encontramos rodeados de un público de lo más variopinto que iba desde familias con los peques, pasando por adolescentes con peluca y cara pintada, hasta los homosexuales de turno que iban a ver a su diva gay en directo.

Nos tocó esperar un poco mientras disfrutábamos de la actuación de las teloneras Icona Pop, el dúo sueco que el año pasado barrió las listas de éxitos con su hitazo ‘I Love It’ la canción que expresa a la perfección eso de “me importa una mierda”. Su directo convence, suenan bien, un pelín programadas y vestidas un poco estrafalariamente, pero al final conocer al telonero se agradece y en esto los ingleses se llevan la palma cuando hay grandes giras.

Con puntualidad inglesa empezó el prólogo del show denominado PRISMATIC donde los leds y fluorescentes que los bailarines llevan en sus trajes y lanzas de guerrero son totalmente protagonistas en medio de la oscuridad. Entre columnas de humo y una pirámide que surgió del suelo no sabemos cómo, apareció nuestra chica cantando ‘Roar’ en medio de la histeria colectiva y dejándonos con la boca abierta. Seguidamente cantó la pegadiza ‘Part Of Me’ para apreciar muy de cerca, que a pesar del kilo y medio de maquillaje que tenía en la cara, la chica es muy mona.

De este acto me gustó también mucho la versión dance de ‘Wide Awake’ que la canta subida en una plataforma giratoria, mientras que ‘This Moment’ y ‘Love Me’ las aprovecha para acercarse a los fans y descansar un poco antes de empezar la segunda parte llamada EGYPTIAN.

Aprovechando el tirón del video de ‘Dark Horse’ y el título de la canción, Katy-Patra se pasea a los lomos de un caballo biónico por todo el escenario. Después continuó con un intento de acrobacias en ‘E.T.’ (lo sentimos pero P!nk lo hizo primero) y la pelea de pretendientes en ‘Legendary Lovers’, aunque la canción estrella de este acto es sin duda ‘I Kissed A Girl’ en la que las momias gordacas morroréxicas y travestis (agüita con la idea) se llevaron todo el protagonismo ¡¡MUY BUENO!!

A continuación le llegó el turno a CAT-OURE, aquí la cantante quiere homenajear de un plumazo a sus fans (los ‘Katy-cats’), a ídolos del pop (Madonna), a musicales de culto (Cats) y a clásicos del cine (Flashdance). De esta forma, disfrutamos de su ‘Hot And Cold’ en versión musical y de un pase de modelos en ‘International Smile/Vogue’ mientras aparecían en el escenario objetos gigantes relacionados con el mundo felino.

Respecto a la parte ACCOUSTIC, no resaltaría demasiado porque me pareció aburrida y hortera, la culpa desde luego la tiene ese estilismo de hada del bosque y el flower-power adjunto que nos provoca una sobredosis de azúcar. Tras pasearse recogiendo cartas de fans, hablando con ellos, repartiendo porciones de pizza y pintas de cerveza (como lo leeís), se marca una sesión de 4 baladas seguidas que sí, son muy bonitas pero nos dejan un poco dormidos.

Por eso necesitábamos caña de la buena con THROW BACK, que es una clara vuelta a los 80’s, el acid, los colorines y un regalo para los oídos por el megamix de algunos de los temas estrella de la década. Principio de lujo para presentar la que espero que sea próximo single de ‘Prism’, la actuación de ‘Walking On Air’ es muy parecida a la que pudimos ver en el Saturday Night Live hace unos meses y en ella literalmente camina en el aire sujeta de un arnés.

El show prismático continuó con el bonus track incluído en la edición especial del disco ‘It Takes Two’ enfundada en un vestido gigante del Ying-Yang y conduciendo un Cadillac hinchable en ‘This Is How We Do / Last Friday Night (T.G.I.F.)’ la que fue sin lugar a dudas la gran maltratada de la noche ya que apenas canta el estribillo.

Y para ir terminando (y sin quitarse la horrible peluca verde), HYPER NEON repasa ‘Teenage Dream’ y ‘California Gurls’ con una falda de hojas de palmera y letras gigantes que van creando palabras en el transcurso de la canción. Su nuevo single ‘Birthday’ se luce como nunca entre velas de cumpleaños, estampados de tarjeta regalo y globos de colores que pasean a la señorita por encima del público. Ayuda también la gran puesta en escena que recrea una tarta gigante y la elección de un cumpleañero entre el público que aprovecha a bailar y hacerse ‘selfies’ con la susodicha.

Y tras toda esta retahíla de hits, el cierre idóneo con ‘Firework’ donde sus capacidades vocales se ponen al límite… pero a estas alturas del concierto ¿a quién le importa que Katy no tenga LA VOZ? Ha demostrado de sobra que lo vale y que viene para quedarse: ¡¡Larga vida a la Perry!!

 

1 comment on “Katy Perry a través de su prisma multicolor”

  1. Pingback: La explosión POP de Katy Perry llega a Barcelona |

Leave A Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *