Hurts, un dolor muy placentero (+ Lady Gaga)

Su confirmación definitiva como grupo pop electrónico con su segundo álbum ‘Exile’ quedó truncado debido a las malas críticas recibidas por parte de la prensa y la fría acogida de las radios británicas, además que un gran número de fans que esperaban un ‘Happiness 2’ les dieron la espalda. A pesar de este panorama tan pesimista, un servidor sigue apostando por el directo de los “electrocuras” y después de verles por tercera vez en directo, se reafirma: son muy buenos.

Así que el sábado 26 de Octubre, acudimos a la Sala Troxy de Londres, un antiguo teatro situado a las afueras de la capital. El interior recuerda al Benidorm Palace con un patio de butacas repleto de público muy variado y unas gradas con varias mesas donde se puede consumir tranquilamente una copa mientras disfrutas del espectáculo.

Los encargados de abrir la velada fueron PAWWS que apostaban sobre seguro jugando en casa. La voz de la rubia Lucy Taylor recuerda exageradamente a Aluna Francis de Alunageorge, aunque esta da su toque personal tocando la flauta travesera. Os dejo con su ‘Slow Love’ para que os hagáis una idea.

Y entonces llegó el momento que todos estábamos esperando, luces apagadas, gritos, silbidos y cortina abajo para descubrir un gran letrero con el logo del grupo. En escena apareció la banda y la primera mitad del grupo, el guapo Adam Anderson, empezaron a sonar las primeras notas de ‘Mercy’ y salió Theo Hutchcraft con chaqueta y capucha tapándole toda la cara. Empezábamos bien aunque no nos creímos estar allí hasta que sonó ‘Miracle’ su injustamente maltratado single de presentación.

Aún así, estamos un poco fríos… necesitábamos hits del primer disco así que ‘Silver Lining’ y ‘Wonderful Life’ hicieron nuestras delicias, aunque en mi opinión la segunda siempre la desperdician tocándola tan pronto en su setlist.

Continuamos con la presentación del último disco con los dos últimos singles, las baladas ‘Somebody To Die For’ y ‘Blind’, os recomiendo un visionado a los videoclips con una estética muy cuidada.

Entre canción y canción Theo hablaba poco más que para dar las gracias al público y presentar temas como ‘Evelyn’ una de las que sin duda suena muchísimo mejor en directo que en el disco con ese subidón de guitarras.

El ambiente poco a poco se fue caldeando, su actitud estirada se relajó mientras se sucedían temas como ‘Cupid’ (que si no fuera por la voz suave de Theo diríamos que estamos en un concierto de Depeche Mode), y otra ración de lentas ‘Unspoken’ y ‘The Crow’. En uno de estos cortos speech Theo aprovechó para coger una pancarta que decía literalmente ‘I wanna be the filling of Adam and Theo sandwich’ ¿voluntarios? Unos cuantos diría yo…

Uno de los momentos más románticos de la noche fue la interpretación de ‘Blood, Tears & Gold’ en acústico, truco que repitieron posteriormente para su baladón ‘Stay’ acompañado de sus ya típicas rosas blancas arrojadas al público.

El asistente se entregó finalmente con las manos al aire cuando se oyeron los temas ‘Exile’, la misteriosa ‘Sandman’ con esos coros de niños y, como no, con uno de sus temazos ‘Sunday’ donde nadie podía evitar arrancarse unos bailes. Para ese entonces la gomina y el postureo inicial de Theo eran ya historia… su pelo despeinado indicaba que lo estaba dando todo.

Móviles al aire para la apropiada ‘Iluminated’ y tiempo para retornar a su vertiente más siniestra con ‘The Road’ que sirve como excusa de cierre inicial y actitud rebelde para romper el pie de micro y desaparecer hasta los bises… estamos ojipláticos.

Solo queda tiempo para su gran hit ‘Better Than Love’ y sus oportunas red lights de la letra, mucho confetti al aire y ‘The Help’ como última balada de despedida.

Con este exilio el grupo ha decidido tomar un camino menos pop, más oscuro, en algunas ocasiones hasta algo siniestro, pero siempre fieles a su estilo. Todo esto acompañado de una excelente iluminación hicieron que disfrutáramos del concierto por dos, eso sí, como siempre no perdono que se dejen en el tintero ‘Devotion’, la versión de Kylie Minogue ‘Confide In Me’ o dos de las mejores del último ‘Heaven’ y ‘Only You’.


Como broche de oro a la noche nos quedamos de piedra al ver en la discoteca Heaven a la estrafalaria Lady Gaga presentando mundialmente, en primicia y por sorpresa su canción ‘Venus’… no pudo estar mejor. Aquí os dejamos con el video completo del momentazo.


2 comments on “Hurts, un dolor muy placentero (+ Lady Gaga)”

  1. Pingback: Hurts son como el buen vino – En 1ª Fila

  2. Pingback: Descenso a los infiernos de Depeche Mode – En 1ª Fila

Leave A Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *