Eurovisión 2019: El Después

Pasada la gran resaca que la 64ª edición del Festival de la Canción de Eurovisión ha supuesto para los medios de comunicación, nos disponemos a analizar todo lo acontecido en Tel Aviv. Como ya viene siendo habitual, el certamen ha vuelto a superar las expectativas de algunos, decepcionado a otros o acarreado un sinfín de eurodramas en las redes sociales. He aquí nuestro pequeño resumen de esta edición por si acaso no os habéis enterado de algunas cosas interesantes aún.

EL GANADOR

La victoria de Duncan Laurence no ha sorprendido demasiado este año puesto que su tema ‘Arcade’ ha sido el gran favorito del público eurofan desde el día que se estrenó. Esta melancólica balada magistralmente interpretada por el cantante holandés se ganó los elogios de toda Europa gracias a su autenticidad y una letra que llega al corazón. El videoclip con el que Duncan se presentó al mundo mostraba al intérprete completamente desnudo y sumergido en la oscuridad haciendo alusión a la vulnerabilidad del ser humano ante la inmensidad del océano. Aprovechando la idea, la delegación holandesa se puso manos a la obra para que su actuación recreara la misma delicadeza del clip… Y acertaron. Con una puesta en escena simple pero efectiva, centrada absolutamente en la voz del artista, la iluminación y la épica letra, los Países Bajos han conseguido llevarse a casa el gran premio después de ganar por última vez en 1975. El triunfo de una balada vuelve a confirmar la teoría de que Eurovisión está cambiando y que no hace falta llevar la mejor performance y tampoco ser un bellezón para ganar; solo hay que ser auténtico y llegar a la gente. Los redactores del blog también estamos muy contentos con este triunfo, puesto que estaba en el top de nuestro ranking de ganadores de esta edición (si queréis leer nuestra otra entrada EUROVISIÓN 2019: EL ANTES).

ISRAEL COMO ANFITRIÓN

Durante los últimos meses las redes sociales ardieron hablando de la estrategia de «Pinkwashing» que supuestamente los israelitas estaban siguiendo para que el mundo entero se olvidara del conflicto bélico que tienen con Palestina desde hace décadas. Muchos medios hablaron de boicotear la retransmisión y no visualizar el festival a modo de protesta para que éste tuviera malos datos de audiencia. Al final como se suele decir, mucho ruido y pocas nueces, el concurso ha vuelto a ser un éxito e Israel ha salido muy reforzado como país organizador por varios motivos:

Comienzo a lo grande: Empezar Eurovisión 2019 con una nueva versión de la canción ganadora del 2018, es un plus. Netta se comió el escenario una vez más usando toda la artillería pesada: luces, fuego, gatos chinos de la suerte y extravagancia: NOS ENCANTA

Un escenario magnífico: A medida que pasan los años y uno visualiza las diferentes ediciones de Eurovisión, le vienen a la mente cómo eran los decorados del pasado. Ciertamente este plató será recordado por su efecto triangular, su techo móvil y esas pasarelas entre el público que daban la sensación de cercanía con los eurofans mientras las actuaciones iban teniendo lugar.

Los presentadores: Otro de los grandes aciertos del 2019 han sido juntar a 4 personalidades a priori muy diferentes pero que en conjunto han congeniado bastante bien con el espectador. Especialmente mencionaremos a Assi Azar por lo ilusionado que se veía mientras entrevistaba a los concursantes (recordemos que cuando conoció a Miki chapurreó unas frases en español mientras nombraba que su marido también era de España).

Rescate de leyendas eurovisivas: Aunque es un recurso muy manido en el certamen, en esta ocasión decidieron darle un giro a la aparición de viejas glorias con una competición de versiones entre los invitados. De esta forma Conchita Wurst versionó «Heroes» de Mans Zelmerlow, a su vez el sueco versionaba «Fuego» de Eleni Foureira para luego ésta homenajear «Dancing Lasha Tumbai» del grandísimo Verka Serduchka que terminaba la performance emulando «Toy» de Netta Barzilai. La actuación se cerraba con todos ellos cantando «Hallelujah» de Gali Atari, ganadora del festival allá por 1979. Toda una FANTASÍA para los eurofans.

Las postales de presentación: Sin duda una de las mejores cosas que Israel nos ha traído esta edición han sido las postales tan orginales que han ido introduciendo todas las actuaciones de los participantes. En esta ocasión los concursantes han tenido que bailar en distintas localizaciones de la geografía israelita mientras se muestran las maravillas que encierra este país del Medio Oriente.

La actuación de Shalva Band: Digna de mención es la aparición del único grupo de música del mundo integrado completamente por gente discapacitada. Solo tenéis que visualizar lo que llegaron a emocionar en tan solo 4 minutos.

LOS EURODRAMAS

Puede que 2019 sea uno de los años en los que más eurodramas haya habido, pasamos a enumerar todos y cada uno de ellos, hay tela que cortar

El Resultado De España

Y otro año más nuestro país se ve en las mismas de siempre, relegados a las últimas posiciones de la tabla pese a haber llevado una propuesta de notable. ¿Qué narices ha podido ir mal en esta ocasión? Todos nos hacíamos la misma pregunta tratando de encontrar una explicación a este nuevo fracaso. Seamos coherentes, nunca pensamos que Miki Núñez fuera a ganar a pesar del hype generado por los medios a días antes de la final, pero un puesto del 10 al 15 hubiera sido muchísimo más justo en comparación con lo que otros países han llevado.

«La Venda» es una canción que refleja muy bien la cultura española de la fiesta y la alegría, sin embargo no ha conseguido calar en Europa a pesar de haber tenido muy buena acogida inicialmente. ¿La versión inicial era mejor que la se presentó finalmente en el festival? ¿Nos tienen manía en Europa? De nada han servido las intensas horas de trabajo de nuestro candidato y el equipo que le rodeaba ni tampoco el dineral que nos hemos gastado en la puesta en escena de Fokas Evangelinos. Dejemos atrás los victimismos y seamos realistas, esta es la primera vez en mucho tiempo que se han puesto ganas y se han querido hacer las cosas bien, hay que sembrar para luego recoger así que si seguimos en esta dirección puede que tengamos recompensa en unos añitos. Solo esperemos que los posibles futuros candidatos no se echen atrás tras ver las malas posiciones alcanzadas por sus predecesores. Miki, desde aquí te mandamos mucho ánimo, siempre te quedará el orgullo de haber llevado algo tan digno como esto.

El Abandono de Ucrania

Si habéis seguido Eurovisión durante los últimos cinco años, os habréis dado cuenta que las rencillas políticas entre Ucrania y Rusia  siempre han ocupado miles de titulares. Todo comenzó con la controvertida victoria de Jamala en 2016, cuya canción ‘1944’ contaba la historia de la invasión de Crimea, una región ucraniana permanente ocupada por tropas rusas desde el 2014. Al año siguiente, ya como sede organizadora del festival, Ucrania decidió prohibir el acceso al país de la representante rusa Yulia Samoylova alegando que de hacerlo, sería detenida por haber cumplido en el pasado las leyes de acceso a Crimea, al parecer solo puede hacerse si usas ciertos canales oficiales (esto también o lo contamos en nuestra crónica prefiestivalera EUROVISIÓN 2017 «EL ANTES»). Por estos motivos, Rusia tuvo que repetir candidatura en Lisboa 2018, cuando Yulia pudo finalmente actuar en el festival sin ningún tipo de veto.

Desde entonces parecía que los ánimos se habían calmado entre ambos países, pero estábamos muy equivocados. Durante la preselección ucraniana de este año, la polémica se reabrió debido a las preguntas extramadamente políticas que se hacían a los candidatos por parte de los organizadores. La más controvertida se formuló a la ganadora, la joven Maruv tuvo que hacer frente a preguntas como ¿Es la región de Crimea territorio ucraniano? Ante tal encerrona, la cantante no tuvo más remedio que afirmar con cara atónita, para comunicar unos días después que abandonaba su candidatura eurovisiva. Sus razones fueron muy claras, la televisión ucraniana quería usarla como arma de propaganda política anti-rusa haciéndola firmar un contrato que la obligaba a ciertos compromisos lo cual hizo que terminara rechazando esta oportunidad debido a la presión a la que estuvo sometida. Una vez más, debido a cuestiones meramente políticas, nos quedamos sin disfrutar performance tan poderosas como la de «Siren Song» en el concurso.

La Actuación de Madonna

Como todo el mundo venía anunciando, la actuación de La Reina Del Pop durante el intermedio de la gran final iba a dar que hablar. Como todos saben, la controversia va unida a la persona de la Ciccone y por ello ha sido la que más titulares ha acaparado antes y después del certamen. Los rumores de que la organización israelí iba a contratar a la cantante comenzaron allá por Marzo, tras el éxito de Justin Timberlake en Estocolmo 2016, no parecía del todo mala idea que una artista de renombre internacional le diera un empujoncito a las audiencias. Desafortunadamente nada salió acorde a lo planeado; las idas y venidas en cuanto al desorbitado caché, la confirmación definitiva y la temática del show se alargaron hasta la semana del festival, concretamente su aparición se anunció durante la segunda semifinal, ratificando que todo se cerró en el último momento.

Llegados a este punto, la expectación estaba por las nubes, todo el mundo esperaba ante el televisor para ver lo que acontecía en la presentación mundial de «Future» incluída en Madame X, su último álbum de estudio. Sin embargo todo el circo mediático que se montó no hizo nada más que ir en su contra puesto que el resultado final fue NEFASTO. No solo porque la canción escogida es un auténtico truño y la puesta en escena era bastante random, sino porque nadie recordaba una actuación en directo de La Ambición Rubia tan desafinada en toda su carrera. Tampoco ayudó que volviera a cantar «Like A Prayer» por milésima vez, todos los fans sabemos que es su canción talismán puesto que es una de las pocas que mejor le sale en vivo, así que no nos explicamos cómo pudo llegar a destrozarla de esa manera en solo 3 minutos… ¿por qué decidió prescindir del autotune en esta ocasión? Al día siguiente nadie hablaba de otra cosa. Como hemos sabido a posteriori, todo se hizo a carreras, la cantante no pudo ensayar en el recinto, estuvo las 24h escoltada por guardaspaldas y el contrato se firmó minutos antes de ir a escena ¿qué necesidad tiene esta mujer de andarse con estos líos después de tantísimo tiempo? Y bueno, ya lo del audio del video completamente editado sin desafines no tiene nombre.

A pesar de todo el follón que se ha montado, nos gustaría recalcar lo grandísima que es Madonna, todo lo que ha conseguido en el mundo de la música y porqué ha llegado hasta ahí, aunque después varias apariciones públicas promocionando este nuevo disco, creemos que debe replantearse urgentemente cómo llevar su carrera de aquí en adelante. Muchos llevan criticando desde hace años que está megaoperada o que no viste acorde a su edad. Estemos de acuerdo o no, somos de la opinión de que necesita parar y volver a reinventarse como tantas veces ha hecho. Hace tiempo que se ha olvidado de ella misma y tira de la ayuda de estrellas como Maluma para seguir creando interés cuando lo único que debería hacer es dejarse de artificios y admitir que con ella sola nos basta. Ojalá no sea demasiado tarde, quizás aún nos queda una nueva Madonna por ver, la que admita que se ha hecho mayor y no pasa nada por decirlo.

Es una pena que toda esta polémica llegue a eclipsar un momento tan gráfico en la actuación cuando aparecían dos chicos de la mano sujetando las banderas de Palestina e Israel ¿de verdad que nadie veía venir a la de Detroit pasándose por el forro las advertencias de la organización para que no mencionara el conflicto bélico?

Lo que muchos a lo mejor no se esperaban era a los representantes de Islandia hacer tres cuartas de lo mismo casi al final de las votaciones. Hatari habían prometido por contrato que no harían ningún tipo de manifestación de sus ideologías y como represalia sufrieron bullying mediático hasta que abandonaron Israel, su suceso en el aeropuerto antes de volar a casa ha dado la vuelta al mundo. Aunque los islandeses se guardaban un as en la manga a modo de videoclip que por supuesto publicaron en cuanto regresaron a casa… pasen y vean

Los Errores En Las Votaciones

El último gran eurodrama que completa nuestra lista ha sido el error de las votaciones de los diferentes jurados profesionales a lo largo y ancho de toda Europa. El papel de los jurados ha sido largamente cuestionado a lo largo de los años puesto que nunca se ha llegado a poder determinar cuánto de objetivos son a la hora de votar. En esta ocasión la polémica ha ido más allá de los amiguismos entre países, un encendido debate ha surgido en torno a la forma de puntuar a los diferentes candidatos del certamen. Todo comenzó cuando el comité bielorruso hizo públicos sus votos tras la segunda semifinal, hecho que está completamente prohibido hasta el día de la final. Por este motivo, la EBU tuvo que anular los votos de esta delegación y usar un algoritmo de datos que se suele usar para ocasiones en las que el cómputo de votos no ha ido como debía. Este algoritmo está basado en el histórico de votaciones de los diferentes países participantes durante la historia del festival además de su localización geográfica, algo demasiado complicado para los que somos de letras, pero que parece ser efectivo como medida de emergencia. Ahora bien, el gran problema de esto ha sido que después de hacerse público el error, los más enterados en el tema se han puesto a analizar todas las puntuaciones obtenidas por cada país, cómo ha votado cada jurado y han destapado más errores de los que inicialmente se habían anunciado. Debido al revuelo que se ha montado, la EBU ha tenido que recalcular todos los votos y admitir en un comunicado oficial que los resultados retransmitidos durante la final son ligeramente distintos a los que finalmente quedarán registrados. Como os podéis imaginar muchos países han visto sus posiciones modificadas dejando a todo el mundo con una sensación de poca profesionalidad y tufillo a tongo. Afortundamente la posición del ganador no ha cambiado, lo que ha evitado un escándalo aún mayor. Aquí os ponemos las tablas de clasificación para que podáis ver los cambios realizados.

Resultados ANTES de la corrección de la EBU

Resultados DESPUÉS de la corrección de la EBU

Y para ir terminando este repaso nos gustaría comentar brevemente lo ocurrido durante las tres jornadas del concurso.

SEMIFINAL 1

Atónitos nos quedamos cuando una de nuestros favoritos, Joci Papai de Hungría, fue eliminado y en cambio el esperpento sin voz de San Marino o el cantante tan desafinado de Estonia conseguían pasar a la final. Por otro lado no nos llevamos sorpresas cuando anunciaron que Islandia o Australia conseguían el pase, sus actuaciones eran de 10. Finalmente nos gustaría dar la enhorabuena a los checos de Lake Malawi porque se comieron el escenario con una puesta en escana muy eficiente y colorida, recordando en algunos momentos a Two Door Cinema Club.

SEMIFINAL 2

La segunda noche estaba más claro lo que iba a ocurrir, países como Holanda, Ruisa, Suiza o Suecia tenían el pase a la final casi garantizado. Sin embargo no lo teníamos tan claro con otros como Azerbayán, Dinamarca o Macedonia del Norte que consiguieron asegurarse su plaza en la final sin apuro alguno. Nuestro highlight de la noche se lo lleva sin duda el ruso Sergey Lazarev que interpreta «Scream» sin fallar una nota, una canción en la que hay que tener una técnica vocal indudable, ole por él, impresionante.

FINAL

Aunque los favoritos estaban muy claros esta edición, algunos de los resultados finales volvieron a ser un tanto impredecibles. Italia consiguió un merecidísimo segundo puesto pese a formar parte del Big Five, Rusia y Suecia volvieron a quedar otra vez entre los 5 primeros y Australia se marcaba un top 10 sin haber sido claro favorito en la carrera festivalera.

Esa misma noche también se estrenó el nuevo sistema de votos, más emocionante si cabe que el implantado hace 3 años puesto que no se desvela el ganador hasta el último momento. Para la posterioridad quedará la cara de decepción del sueco John Ludvik al conocer que no tenía más puntos que Duncan Laurence. Tres cuartas de lo mismo pasó con Tamara Todevska que había ganado el voto del jurado pero que pareció no contentar tanto al público eurofan. Esta recompensa cayó en manos de los noruegos Keiino que protagonizaron el sorpasso de la noche, desde la cola a una muy digna sexta posición.

Y por último por destacar una actuación entre todas, nos quedamos con la del azerí Chingiz, los robot que proyectaban unos laser con forma de corazón, la presencia escénica de su intérprete, su vozarrón y porqué no decirlo su buena planta, le aseguraron un buen puesto en el top 10, bravo guapetón.

¿Y vosotros qué opináis de Eurovisión 2019? ¿Estáis contentos con los resultados? Dadnos vuestras opiniones en los comentarios!!

Leave A Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *