Eurovisión 2017: El Antes

Como muchos de vosotros ya sabéis, todos los años por estas fechas vuelve a nuestras vidas el Festival de la Canción de Eurovisión, el show musical en directo más famoso de toda Europa del cual somos fans declarados desde que tenemos conciencia musical. Para nuestro regocijo personal, hoy en día Eurovisión ya no es una horterada, ya no es algo que solo ven nuestros abuelos y ya no da vergüenza ajena (aunque reconocemos que siempre hay excepciones con algunos países/concursantes, no vamos a negar la evidencia a estas alturas jajaja). Lo que está claro es que siempre provoca un gran interés mediático y es la comidilla de turno entre familiares y amigos durante la semana que se celebra.

La 62ª edición del certamen, y la más controvertida hasta el momento, será retransmitida desde Kiev después de que el año pasado los ucranianos se coronasen ganadores gracias a la desgarradora ‘1944’ de Jamala. Por muy poco eurofans que seáis, seguro que estáis al tanto de la polémica suscitada acerca del tema ganador cuya letra cuenta la historia de cómo su abuela de descendencia tatar tuvo que huir de la zona de Crimea tras la invasión de los rusos. Si a esto le sumáis el hecho de que fue precisamente Rusia la gran derrotada del año pasado cuando llevaban una canción claramente favorita y con una brillante puesta en escena, pues tenemos pelotera para rato. De todas formas si dejamos las disputas a un lado y nos centramos meramente en la canción, tendréis que reconocer que ‘1944’ destaca tanto musicalmente como en interpretación y que merecía alzarse con el triunfo.

Desgraciadamente la gresca entre Rusia y Ucrania no se terminó con la victoria de Jamala, sino que sus tensiones han continuado durante todos estos meses hasta alcanzar su momento más crítico a las puertas de la final. Y es que, a pesar de los esfuerzos de la EBU durante todo este tiempo por intentar despolitizar la competición con la creación de emblemas universales cada edición, está claro que el “Celebrate Diversity” de este año será para siempre recordado como una gran tomadura de pelo y la constatación de que Eurovisión es otro meeting político más dentro de este mundo loco en el que nos ha tocado vivir.

Es evidente que tras el gran éxito de Ucrania el año pasado, los rusos aún con el disgusto en el cuerpo se pusieron manos a la obra para dar el golpe de efecto e intentar llevarse el ansiado trofeo a casa otra vez (recordemos que la última vez que ganaron fue en 2008 con ‘Believe’ de Dima Bilan). Esta desalentada búsqueda concluyó cuando finalmente decidieron que Yulia Samóilova era la candidata ideal para ir acudir a Kiev con ‘Flame Is Burning’. Ahora os estaréis preguntando ¿y por qué ella precisamente? pues porque señoras y señores la pobre Yulia sufre una enfermedad muscular atrófica que la obliga a vivir postrada en una silla de ruedas, lo cual no le ha impedido superar todos los obstáculos posibles y alcanzar la fama en su país. Entonces, ¿dónde está la polémica en la elección de Yulia? ¿No se supone que este año se quiere celebrar la diversidad? Recordemos que no es la primera vez que un país lleva a un participante con discapacidad, ocurrió no hace mucho, en 2015 cuando Polonia presentó a Monika Kuszynska en silla de ruedas y Finlandia competía con el grupo rock Pertti Kurikan Nimipäivät cuyos integrantes tenían Síndrome de Down. Pero entonces nadie puso el grito en el cielo ni la sangre llegó al río, simplemente porque ninguno de ellos provenía del país de la discordia odiado por todos los maricas europeos, aquel donde pertenecer a la comunidad LGTBI supone una lacra social castigada con cárcel y humillación pública. Todas las miradas se centran en una delegación rusa acusada de estar desesperada en llamar la atención de los espectadores con una estrategia basada en la compasión, pero lo cierto es que mandar a alguien como Yulia supone abrir la puerta hacia un mundo más igualitario y tolerante, aunque esto suponga olvidar que el propósito original del festival es encontrar la mejor canción del año en Europa.

Pero lo que nadie se esperaba en absoluto es como de turbio (y politizado) se volvería el drama eurovisivo del año. Hace unas semanas el gobierno ucraniano nos sorprendía a todos vetando la entrada al país de la representante rusa alegando que ésta había incumplido la ley estatal visitando Crimea en 2015 accediendo al territorio sin usar los canales oficiales. Como os podéis imaginar, la decisión cayó como un jarro de agua fría entre los soviéticos que tanto han trabajado para que Yulia acudiera a Kiev. Desde entonces se intentaron poner en marcha todo tipo de negociaciones (se llegó incluso a estudiar la posibilidad de retransmitir la actuación de Yulia desde Moscú), pero ninguna de ellas ha llegado buen puerto y tristemente Rusia ha tenido que retirar su candidatura para 2017 ¿qué os parece? A mí sinceramente me parece LAMENTABLE Y VERGONZOSO que se haya llegado a este punto y que al final prevalezca la mierda de política ante un evento que se debería suponer unificador de culturas. Lamento muchísimo que Ucrania haya tenido que ponerse al nivel de Rusia y honestamente creo que este hecho va a dañar seriamente su participación en el festival de aquí en adelante. Este tipo de acciones deberían estar completamente prohibidas en un certamen de este calibre por la mala imagen que se da al resto del mundo y porque la celebración pierde todo su sentido.

Tras dejar patente mi humilde opinión acerca de la situación, vuelvo a centrarme en la música y las canciones, las cuales son la verdadera razón por las que seguimos el festival. Esta edición estará presentada por el trío de varones: Oleksandr Skichko , Volodymyr Ostapchuk y Timur Miroshnychenko (todos ellos con nombres muy fáciles de recordar y que me ha chivado el Sr. Google). Como viene siendo habitual desde hace tiempo, el certamen se celebra durante 3 días debido al gran número de países que se presentan, aquí tenéis las fechas para que no os perdáis ninguna de las propuestas:

9 DE MAYO (MARTES): 1ª SEMIFINAL (18 PAÍSES)

11 DE MAYO (JUEVES): 2ª SEMIFINAL (19 PAÍSES)

13 DE MAYO (SÁBADO): FINAL (LOS 20 FINALISTAS DE LAS SEMIFINALES + PAÍS ANFITRIÓN + PAÍSES DEL BIG FIVE)

Tras escuchar las candidaturas de cada delegación varias veces, tenemos que decir que este año tenemos la impresión de que muchas de las canciones presentadas son demiasiado flojas en comparación con otras ediciones. Sorprendidos estamos con la copia barata de las Destiny’s Child blancas de los Países Bajos, la canción Brexit del Reino Unido cuya letra parece que pide perdón por dejar la Unión Europea o el plagio de Titanium de Alemania, todas ellas claros ejemplos de países que en el pasado iban a por todas en el concurso.

Pero no nos vayamos tan lejos, admitamos que el último puesto que las casas de apuestas vaticinan para Manel Navarro con ’Do It For Your Lover’ nos lo tenemos bien ganado, el otro gran eurodrama del año ha sido la forma en que se eligió al representante español (ya os contamos AQUÍ). Nunca antes un TONGO había sido tan evidente: promoción previa en Los 40 semanas antes de la gala, locutores de esta misma emisora en el jurado, la  hija de la presidenta de contenidos de RTVE trabajando en la discográfica de Manel y eliminaciones misteriosas de los favoritos del público ¿puede estar más claro? Seamos realistas, la canción no es mala, ¡¡es peor!!, la producción es pésima y su letra en Spanglish es tan típica que apesta a la típica canción del verano. Aunque el chico le pone ganas intentando imitar a Justin Bieber/Ed Sheeran, sintiéndolo mucho carece de carisma y no consigue dar una nota en directo, yo ya estoy mentalizado que la hostia será de campeonato.

Y para ir terminando con nuestro análisis del 2017, os hacemos un pequeño resumen de nuestras candidaturas favoritas, esperemos que entre ellas esté nuestro ganador. Ordenados en orden de preferencia por categorías: Ganadoras, Interesantes y Baladas, ¡¡¡DISFRUTADLAS!!!

 

LAS GANADORAS

No hace falta que explique por qué creemos que estas 5 canciones quedarán entre los 10 primeros puestos el día de la final… aunque claro no somos adivinos y todo puede pasar.

1 – ITALIA: Nos E-N-C-A-N-T-A Francesco, tiene la actitud perfecta, tiene imagen, es simpático/adorable y encima su propuesta es animada… justamente lo que se espera de una canción eurovisiva. Por si fuera poco la canta en italiano (soy uno de esos firmes defensores de que cada país debería cantar en su lengua materna) y su letra es muy inteligente, esas personas obesionadas con la cultura oriental por puro postureo. Esperemos que se lleve el trofeo y podamos ir a Roma en 2018, sería lo más.

2 – PORTUGAL: Definitivamente la gran revelación de esta edición. Después de unos años en la sombra, los portugueses vienen y nos presentan la canción más melódica y dulce, una joyita musical que no puede pasar desapercibida si tenéis un poco de sensibilidad. Con sus extraños gestos, Salvador Sobral aporta un toque de infantilismo que nos recuerda mogollón a la grandísima Björk, puede dar la campanada.

3 – SUECIA: El país más experto en Eurovisión no se anda con tonterías y ataca con un tema pop que incluye chulazos, baile, puesta en escena muy original y un estribillo que nunca te puedes sacar de la cabeza. No nos extrañará nada que queden entre los 5 primeros.

4 – FRANCIA: Otro de los país que normalmente presenta canciones en su idioma, aunque esta vez hacen un poco de trampa y mezclan un poco de inglés. Nos fascinan los ritmos de ‘Requiem’, suenan modernos pero con un toque muy elegante y característico del pop francés. Por poner un pero, nos asusta un poco saber cómo cantará Alma en directo. 

5 – ESTONIA: Debo reconocer que este es mi ‘guilty pleasure’ del año, no tienen la mejor imagen, ni la mejor letra (de hecho es bastante pastelosa y facilona), pero hay algo en esta canción que hace que la elija entre mis favoritas ¿serán los labios de la cantante? ¿su referencia a Romeo y Julieta? Sea lo que sea les deseamos la mejor suerte.

 

LAS INTERESANTES

Todos los años me gusta incluir esta categoría en mi repaso para esas canciones que siendo más alternativas, no siempre te gustan en la primera escucha pero que a medida que te familiarizas con ellas van ganándote. De hecho, tenemos comprobado que en muchas ocasiones suponen una revelación y quedan entre las mejores posiciones.

1 – ISLANDIA: Exactamente lo que esperamos de los países nórdicos, una canción que suene actual sin necesidad de adornos innecesarios. Si a esto le añadimos el look choni de Slava, tenemos los ingredientes necesarios para prestarle la atención que se merece.

2 – BÉLGICA: Otra de las sorpresas del año viene de la mano de Blanche y su ‘City Lights’, cuya música envolvente y su voz tan masculina te captan inmediatamente, dadle una escucha y entenderéis por qué.

3 – AZERBAYÁN: Otra de esas canciones raras que al final acaban siendo de tus preferidas. Dihaj aporta un aura de misterio y androginia a ‘Skeletons’. Los azerís han demostrado a lo largo de los años que se toman muy en serio el festival y cada edición tratan de llevar lo mejocito.

4 – LETONIA: Esta canción electrónica gana con creces si la escuchas a la vez que visualizas el videoclip. La imagen extravagante de la solista de Triana Park se os quedará grabada en la retina, personalmente me recuerda a Allison Goldfrapp ¿verdad?

5 – NORUEGA: Los países escandinavos nos tienen acostumbrados a buenas canciones aunque esta vez esperábamos algo un poco mejor. En un principio esta mezcla de Avicii + Daft Punk nos dejó un poco descolocados, pero al final nos hemos terminado enganchando, somos así de facilones.

 

LAS BALADAS

Todo un clásico en la competición, preparemos los Kleenex…

1 – HUNGRÍA: Ole ole ole por los húngaros que en esta ocasión se han arriesgado llevando algo tan patrio, con sonidos étnicos mezclados con electrónica y un intermedio rapeado que le da un giro de tuerca muy interesante a la canción. Nos fascina el dramatismo que aporta la voz de Pápai Joci y que sea capaz de mostrar su talento gitano a lo largo de toda Europa.

2 – BULGARIA: Con ‘Beautiful Mess’ me pasó lo mismo que con la canción letona, me encandiló mientras visionaba su magnífico videoclip, en él, un jovencísimo Kristian Kostov nos demuestra que menos es más.

3 – AUSTRALIA: Y continuando con los jovencitos le toca el turno a Isaiah, el australiano presenta la primera balada del país desde que se unieron al festival en 2015. Esperamos que a estas alturas la gente ya se haya enterado por qué Australia también participa en Eurovisión ¿o tenemos que explicarlo una vez más?

4 – DINAMARCA: A la representante danesa Anja le sobra chorro de voz y juega con ella como le place mientras canta el medio tiempo ‘Where I Am’, veréis que se os pega rápidamente.

5 – REPÚBLICA CHECA: Probablemente es una de esas que pasa desapercibida al principio, pero la sencillez con que Martina Bárta interpreta esta balada es lo que más me llama la atención porque me creo la historia que cuenta.

 

LAS DESTINADAS AL FRACASO

1 – MOLDAVIA: El típico ejemplo de canción que no sabemos si nos gusta o nos horroriza. Es cierto que un saxofón popero nos hace mover las caderas como nadie, pero carece de originalidad y tristemente la sombra del hit de ‘Light It Up’ de Major Lazer es muy alargada.

2 – MONTENEGRO: Me da pena incluir ‘Space’ en esta categoría, pero el caso de Slavko Kalezić es claro ejemplo de diva eurovisiva mal aconsejada, con aires de grandeza y excesiva (cuando veáis el video lo entenderéis todo). En mi opinión podría haber estado entre las favoritas si hubiera sabido darle un toque más elegante, en fin aceptemos que no todos pueden ser Conchita Wurst.

3 – SAN MARINO: Lo de San Marino no tiene nombre, primero porque ‘Spirit Of The Night’ es completamente infumable (recuerda al típico hit noventero de radiofórmula barata) y además vuelven a contar otra vez con Valentina Monetta ¿cuántas veces ha ido esta mujer al festival?

4 – RUMANÍA: Lo siento, no soporto los gritos al estilo Heidi, no puedo… para llevar esta basurilla hubiera preferido que se quedaran en casa como ya ocurrió el año pasado por no pagar a la EBU.

5 – CROACIA: ¿Habéis visto Frozen? Pues ‘My Friend’ es claramente un descarte de su banda sonora, solo que esta vez Jacques Houdek fue contratado para hacer todas las voces de sus personajes en 30 idiomas diferentes durante 3 minutos: UN CUADRO.

 

Sea como sea esperemos que el nuevo sistema de votaciones sea mucho más justo (primero el voto del jurado internacional y luego el voto del público) y al final nos dé tantas sorpresas como su estreno el año pasado… ahora son muchísimo más emocionantes.

Si queréis recordar otras crónicas relacionadas con el Festival, podéis volver a leerlas en los siguientes enlaces:

EUROVISIÓN 2016 “EL ANTES”

EUROVISIÓN 2015 “EL ANTES”

EUROVISIÓN 2015 “EL DESPUÉS”

EUROVISIÓN 2014 FESTIVAL PARA CASI TODOS LOS GUSTOS

 

Nota: Las listas de participantes pertenecen a la web de OGAE SPAIN.

1 comment on “Eurovisión 2017: El Antes”

  1. Pingback: Eurovisión 2017: El Después – En 1ª Fila

Leave A Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *