Dentro de la espiral de Lori Meyers

Hablar de Lori Meyers, es hablar uno de los grupos más grandes de la escena alternativa española de los últimos años, llevan desde 1998 creando su propia identidad musical gracias a la cual han encadenado éxito tras éxito: primero sorprendiendo a pequeña escala en el panorama indie, para más tarde convertirse en uno de los grupo causantes de la expansión de dicho panorama a lo que conocemos actualmente: son reclamo de festivales multitudinarios, asaltan números uno de ventas con estrategias que ya usaran cantantes como David Bisbal o Maldita Nerea, al regalar el disco original con la compra de la entrada de los conciertos de presentación del mismo, y han conseguido sonar en la radio ya no sólo de la mano de Radio3, al conseguir que Los 40 Principales o M80 hayan abierto su campo de sonido y han apostado por programas de dedicación exclusiva a grupos o artistas de similares características a las de los granadinos.

Defienden que la música es su único lenguaje pero también su trabajo, y que las clasificaciones no les corresponden a ellos: no se sienten mejor ni peor por sonar en según qué medios, es una forma de difusión más y eso significa más trabajo ¿qué hay de malo en ello? aseguran además no haber cambiado su forma de componer por éste motivo, así que volvemos a la discordia de siempre, ¿nos fiamos de la crítica en medios de sus últimos trabajos, o mejor por el autocriterio de si algo nos gusta o no? La respuesta es obvia, el trabajo habla por sí solo, y ‘En la Espiral’ es un disco de sonido continuista con regalos que no se pueden rechazar, y menos con la energía con que lo presentaron ayer en la Sala la Riviera.

Con un regusto a concierto de grandes éxitos así podría decirse que nos dejó el concierto, el sonido en pequeños recintos -sobre todo el de la mítica sala madrileña- les sienta de fábula. Se nota el descanso, y en empaque total de la banda a pesar de la reciente fecha de publicación del disco, tantos ellos como el público respondieron con ganas al reencuentro mediante la estupenda combinación de canciones nuevas con éxitos de ayer, hoy y siempre del grupo. ‘Vértigo I’ rompió el hielo de la noche, al igual que lo hace en el propio disco, nada mejor para apretar el acelerador y que ‘Planilandia’ o ‘Luces de Neón’ hicieran que el público se viniera arriba, manteniéndose la mayoría del tiempo así gracias a las canciones como ‘Zona de confort’, ‘Siempre brilla el sol’, ‘Evolución’ o ‘Un Nuevo Horizonte’ las que se vieron subrayadas ayer como herederas del éxito de Lori Meyers en esta etapa, aunque como siempre ‘Mi Realidad’ se lleva el podio de oro. No hubo lugar para el primer disco del grupo, ni para el ya esperado dueto con Anni B Sweet en ‘Religión’ en esta primera toma de contacto tras el disco, aunque no se descarta su inclusión en el setlist que probablemente retocarán para la época de festivales.

Una enorme buena noticia la vuelta de los de Loja a la carretera y acierto total al haberlo hecho aunque en tres fechas en Granada, Barcelona y Madrid, a salas de mediana capacidad y que vuelve a reclamar, que la forma de promoción de ciertos grupos que se basan en festivales o recintos grandes,  no eclipse en su totalidad a la individual que permite el disfrute más cuidado y cercano del artista o grupo en cuestión. Las próximas fechas para disfrutarlos son ya festivales -Murcia, Mallorca, Aranda de Duero- les tendrán ocupados hasta bien entrado el Otoño cuando esperamos, lleven su directo por sitios donde mantener el romanticismo que implica la presentación de un disco en un lugar más íntimo aunque no necesariamente en formato acústico. Por pedir a unos grandes, que no quede.

Leave A Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *