De concierto con… P!NK

Esta es la historia de cómo la idea inicial de ir a un concierto de Bon Jovi en el Reino Unido, acabó convirtiéndose en una primerísima fila en el concierto londinense de P!nk:

– Hoy he estado mirando las entradas de Bon Jovi, ¡vaya precios!
– Y que lo digas, puedes probar en estas web para comparar, yo las estuve mirando para encontrar entradas de reventa de Bruno Mars, Robbie Williams y P!nk que me apetece mogollón verlos pero está todo agotadísimo desde hace semanas.
– Oye pues estoy viendo que P!nk va el 27 de Abril al O2 Arena de Londres, y encima es sábado ¿nos apuntamos?
– A mi no tienes que convencerme…
– ¡¡PUES VAMOS!!

Y ahí empezó nuestra búsqueda exhaustiva de tickets por todas las web de reventa del ciberespacio (que nos dio muchos dolores de cabeza) hasta que finalmente encontramos unas a un precio razonable en eBay… pero estaban en subasta (shit!). El día de la compra tuvimos que echar mano de nuestro experto Andy para conseguirlas (pasamos muchos nervios).

– “¡Las conseguimos por 180 libras!” (éramos pobres pero estábamos felices).
– “¿Serán verdaderas?” 
(incertidumbre).
– “Compra vuelos” (London’s Calling!).
– ¡¡Ha cancelado el show de Birmingham!! (Y quedaban 4 días para el concierto). 

El día D nos plantamos en el modernísimo recinto del O2 para hacer cola con tiempo suficiente, sin empujones ni gente colándose, todo muy bien organizado (un 10 para los ingleses ¿para cuándo algo así en España?). Entre un público lésbico en su mayoría (ese pelo corto, esos piercings y tattoos son marca de la casa), nos encontramos con Nacho y Mariam, andaluces, talifanes, con pase VIP… ¡¡Chicos, muchas gracias por colarnos hasta la primera fila!! Aún nos quedaba lo peor ¿nos habrían timado? Nos cogen la entrada, leen el código de barras y nos ponen la pulserita ¡¡estamos dentro!!

Dos horas antes del show, aperecieron en el escenario los primeros teloneros Churchill de los que únicamente puedo destacar 3 cosas: Country, cantante fatal vestida para la ocasión y cover de ‘Go Your Own Way’ de Fleetwood Mac, su último intento para intentar meterse al público en el bolsillo que no sirvió de nada.

En cambio los siguientes en la lista sí que consiguieron que estuviéramos atentos a sus temas (y a sus sexys componentes). Se trataba de Walk The Moon, una banda norteamericana de indie rock electrónico que a mi personalmente me recordaron en algunas ocasiones a los maravillosos Friendly Fires: Buen rollo, canciones pegadizas y muchísima actitud. Pocas veces regreso de un concierto queriendo saber quienes han sido esos teloneros que me han hecho bailar sin parar, merecen una escucha.

Y llegó el momentazo que todos estábamos esperando… Tras unos intentos fallidos de ola en las gradas (para esto los ingleses tienen muy poca sangre) y un monólogo de introducción protagonizado por un maestro de ceremonias con un aire a lo Beetlejuice se apagaron las luces y empezó el show.

En un escenario coronado con la frase The Truth About Love (que da nombra al último disco y a la gira) empezaron a aparecer los bailarines, ellas con posturas sugerentes y los hombretones boca abajo colgados de los pies… ¿pero dónde estaba ELLA? Nuestra pregunta pronto tuvo respuesta mientras sonaban los primeros acordes de ‘Raise Your Glass’. Como un muelle gigante P!nk salió disparada hacia el cielo mientras era cogida según convenía de brazos y piernas para dar el efecto de coreografía… en esos momentos ya nos respondíamos de nuestros actos.

Sin dar tregua ninguna se fueron sucediendo temazos como ‘Just Like A Pill’‘U + Ur Hand’ o ‘Leave Me Alone (I’m Lonely)’ dejándonos extasiados entre tantos gritos, saltos, fotos y cara a cara con sus fans.

Después de tanta marcha, un momento de calma, era el turno de ‘Try’ la que es para mí la mejor canción de su último disco. Al son de esas primeras notas de piano, Alecia Beth Moore (su verdadero nombre) surgía del suelo colgada de unas cuerdas y se dedicaba a enredarse en ellas a su gusto, simplemente espectacular. Visionad este video para que veáis lo cerca que estuvimos de ella, ¡parece que se va a caer encima de nosotros! (video de carolinetillyan).

Continuó el setlist con un cover de ‘Wicked Game’ de Chris Isaak, mucho magreo con sus bailarines buenorros, pero nada nuevo a resaltar. Destaca muchísimo más su último baladón editado, ‘Just Give Me A Reason’ a dúo con Nate Ruess cantante del grupo Fun (los del cansino ‘We Are Young’) proyectado en una pantalla con forma de corazón, los pelos como escarpias oiga.

Seguimos dándolo todo con la animada ‘Trouble’, la reinvindicativa ‘Are We All We Are’ y con ese llamamiento desesperado a su pareja en ‘How Come You’re Not Here’, con acercamiento a cámara incluído, podéis ver que casi nos da un beso al objetivo.

Uno de los numerazos de la noche llegó acompañado, como no, de una de sus mejores canciones, ‘Sober’ no se merece otra cosa que una puesta en escena acorde a su calidad musical. Cantante y bailarines protagonizan una coreografía de altura, arriesgada y muy efectiva colgados de una lámpara esférica gigante (video sw10studios).

Tras el número circense, por si algúnA no estaba suficientemente cachonda viendo a su ídola tan de cerca, no se les ocurre otra cosa que sacar a dos bailarinas a darse el lote y frotarse todo lo posible, el deseo se notaba en el aire y por eso necesitábamos un descanso. Por eso, para demostrar que canta muy bien, se marcó un solo de piano para ‘The Great Escape’ y unas versiones en acústico de ‘Who Knew’ y ‘F**king Perfect’, aquí algunos no pudimos contener las lágrimas de la emoción, con letras así es casi imposible (video wickedheadrush).

Y para ir terminando un medley de sus primeros éxitos de rapera (cuando tenía el pelo fucsia), mucha coreografía y actitud chunga que daban paso a ‘Slut Like You’ la canción gamberra del disco, lástima que se quedará sin ser single por hablar de ser muy puta (sin ser ella nada de eso). Ni falta hace decir que con semejante temazo ya estábamos completamente desatados (¿será que nos sentimos especialmente identificados con la letra?).

La traca final está reservada para su single comeback ‘Blow Me (One Last Kiss)’ y su canción más conocida ‘So What’ en la que repite el efecto catapulta humana de la anterior gira. Aunque no use nueva idea para esta canción, he de decir que es digno de ver como puede mantener el tipo cantando dignamente mientras sale volando a toda leche por todo el recinto(video sw10studios).

En resumen un sobresaliente para la chica mala del pop, por reivindicar y decir lo que piensa, por ser ella misma, por cantar y bailar bien, por currárselo con las acrobacias y por aportar su magia al panorama musical. Lo único que no le perdono es que no me cantara ‘Last To Know’, ‘Dear Mr. President’ y ‘Don’t Let Me Get Me’, pero esas las dejamos para el próximo concierto…

Como epílogo de esta gran noche, cenamos en McDonald’s, nos pusimos hasta el culo de pintas de cerveza (o de sidra para algunas) y emprendimos nuestro ‘Walk Of Shame’ a casa como mejor y dignamente pudimos.

SEE YOU SOON LONDON!!

8 comments on “De concierto con… P!NK”

  1. Anonymous Responder

    Gracias por esta crónica, soy fan de P!NK, pero aun no he tenido la oportunidad de verla en concierto. Tendremos la suerte de que algún día nos visite en España y podamos disfrutar aquí de sus espectáculos?

    • Virgi (@VirgiGilmore) Responder

      Gracias por tu comentario! Pues hombre, si con esta gira con el exito que han tenido los singles en España no ha pasado, pinta mal la cosa 🙁 Un caso extraño porque estamos seguros de que un concierto en Madrid o Barcelona llenaría.

Leave A Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *